Trucos para ordenar la casa cuidando tu bolsillo

Hay veces que nos dan ganas de tirar la casa por la ventana, literalmente. Por más que nos esforzamos por ordenar la casa , siempre llega un momento que parece que los objetos tienen vida propia… ¡y vuelven a descolocarse solos!

Con ellos podrás tener ordenado tu armario, tu bisutería, tus zapatos o incluso podrás decir adiós a los enredos de los cables.

Aunque parezca imposible, a veces para solucionar este tipo de problemas solo hace falta un poco de ingenio. Y si no lo crees, solo tienes que echar un vistazo a las imágenes que te mostraremos a continuación.

En algunos casos no tendrás casi ni que hacer nada, un ejemplo es el truco de girar la tostadora y ponerla de forma horizontal cuando quieras gratinar pan con queso para que este no se derrita y manche todo el electrodoméstico.

¿No sabes dónde guardar las patatas o las cebollas? Puedes hacerlo en un portadocumentos, sí, y aunque te parezca extraño cuando veas la foto no tendrás ninguna duda de que puede ser una opción brillante para tener una cocina mucho más ordenada.

Y si nos trasladamos a otra estancia de la casa como el baño, ¿quién no se ha quedado sin papel higiénico en un momento incómodo y ha tenido que pedir ayuda a otro persona que esté en la casa? También te damos la solución para que esto no te vuelva a ocurrir.

Solo necesitarás un cestillo hondo con una barra de madera que colocarás en la parte superior y hará las veces de portarrollos. En el espacio inferior podrás almacenar algunos rollos de papel higiénico extras para que siempre los tengas a tu alcance.

Otro de los momentos incómodos más frecuentes en la actualidad, como ya hemos mencionado, son los enredos de los cables, ¿verdad? Subes al autobús, quieres escuchar música y sacas los cascos del bolso que, en realidad, más parecen una maraña negra que unos auriculares.

Cuando consigues desenredarlos casi has llegado a tu destino y no solo no has podido escuchar toda la música que te gustaría, sino que has pasado un rato bastante desagradable. ¿Hay solución para esto? ¡Pues sí! Tan solo tendrás que coger un corcho que no necesites de alguna botella de vino, clavar la parte del conector de audio en uno de los extremos y enrollar el resto sobre el corcho. Sencillo y bastante discreto.

En nuestra habitación también se produce bastante desorden, especialmente por los accesorios como joyas, bisutería o zapatos.

Ningún sitio parece ser el correcto para ellos y luego es muy difícil encontrarlos, especialmente en el caso de los accesorios pequeños como pulseras o collares que, además, tienden a enredarse si los colocamos juntos.

¿Quieres saber cómo mantenerlos organizados? Una opción muy sencilla para las pulseras es coger una botella de cristal (o varias si tenemos muchas) e ir colocándolas una a una.

Estarán ordenadas y podrás ver de un solo vistazo todas las que tienes y, de este modo, elegir la que mejor combine con tu look cada día.

EN CUANTO A LOS ZAPATOS, SI QUIERES TENERLOS ORDENADOS, HAY UNA FORMA MUY SENCILLA.

Coge varias botellas grandes de plástico, corta la parte superior e introduce en cada una un par de zapatos o uno por botella en el caso de las sneakers, ya que son más grandes.

Los bolsos también nos traen más de un quebradero de cabeza. Una opción es buscar un colgador para puertas y organizarlos en la parte interior de la puerta de un armario.

Eso sí, como podrás imaginar, es necesario que haya suficiente espacio para que el resultado sea óptimo. Especialmente sin son bolsos grandes.

Y otro de los objetos que más perdemos y que tenemos que renovar con frecuencia porque parece que desaparecen son los coleteros o gomas para recoger el pelo.

Seguro que más de una vez has ido en busca de uno de ellos para hacerte una coleta y no lo has encontrado. Pues solo necesitas hacerte con un mosquetón en algún color original y agrupar todos tus coleteros, ¡no volverás a perder uno!

Si volvemos a la cocina, uno de los apartados que más cuesta ordenar habitualmente es el de los productos de limpieza. Una forma muy sencilla de solucionar este pequeño desorden es hacerse con una bolsa con compartimentos que se puede colgar por detrás de la puerta del armario en el que solamos guardar estos productos.

De esta forma estarán divididos y mucho más organizados. Así cuando vayas a buscar, por ejemplo, el limpiador para baños, no tendrás que revolverlo todo.

¿Qué te parecen estos trucos? Si te han resultado interesantes, pasa las páginas de la galería porque encontrarás muchos más. Seguro que querrás poner en práctica más de uno. ¡Muy atenta!

Close
A %d blogueros les gusta esto: