Manuel no ha dejado de buscar a su hija

manuel-no-ha-dejado-de-buscar-a-su-hijaDesanimado, confundido e impotente por no poder hacer nada para encontrar a su hija, es como se siente Manuel Billini, padre de la adolescente Cynthia Altagracia Billini Sánchez, quien tiene un año, un mes y 21 días desaparecida, sin que se tenga, hasta el momento, ningún detalle de dónde podría estar.

La desaparición de Cynthia Billini, quien tiene problemas mentales, ha cambiado radicalmente la vida de Manuel Billini, tanto que se ha visto en la obligación de tomar un receso en su vida para no colapsar, agregándose a su agonía los reclamos de la madre de su hija; los de una de sus hermanas y la indiferencia, que según cuenta, muestran las autoridades ante el caso.

“Esta situación me tiene que a veces no puedo ni dormir. Me levanto de madrugada pensando en ella. Es algo muy difícil. Me siento impotente, sin tener ningún tipo de respuestas de las autoridades del país. Todo continúa con la misma indiferencia”, expresa visiblemente afectado.

Cynthia toda su vida había vivido en Bonao con su madre, pero cuatro meses antes de su desaparición una crisis repentina le afectó la memoria, por lo que fue trasladada a la capital para darle tratamiento.

Lo hacen sentir culpable

A su intranquilidad por la desaparición de su hija menor, se suman los reclamos de una de sus hermanas, quien le dice que si él hubiera dejado a Cynthia en casa de su madre, no hubiese ocurrido esa tragedia, porque estaba en un entorno que ella conocía.

“Yo nunca me iba a imaginar que mi hija se iba a desaparecer. Yo pensé que iba a estar en un entorno mejor, y que no iba a pasar esta desagracia”, expresa.

La madre de la adolescente también le reclama. “Ella me llama diciéndome que le busque a su hija. Que yo soy un bota hija”, añadió.

“Pero imagínate, yo sin poder hacer nada. Es demasiada la impotencia de no poder hacer nada. Yo nunca en mi vida iba a imaginar que mi hija se iba a perder. Lo último que yo le desearía a cualquier persona es lo que estoy viviendo”, dice.

Al momento de la desaparición de Cynthia, vivían en el Ensanche Isabelita, calle Las Carreras, pero la situación en la que se encuentra Manuel Billini lo ha llevado a cambiar en dos ocasiones de residencia, “porque he tratado de borrar la escena de donde se desapareció mi hija”.

“Nunca la he dejado de buscar, pero me estaba afectando tener que seguir viviendo en el lugar de donde ella se desapareció, por eso me mudé”, dice.

La desaparición de Cynthia también ha afectado grandemente a Dayana Billini, otra de las hijas de Manuel, quien era la que tenía bajo su responsabilidad a Cynthia cuando desapareció. “Ella ha estado tan afectada que hasta se retiró de la escuela. Dayana se siente como culpable y está muy traumatizada, incluso, ha pensado en varias ocasiones en quitarse la vida”, lamenta.

Billini ha llevado a Dayana al psicólogo en varias ocasiones, para darle seguimiento a su caso, “porque la desaparición de Cynthia le ha afectado mucho”.

“Dayana también se parece mucho a Cynthia, incluso, mucha gente me pregunta que si ya apareció, porque ellas se parecen bastante”, indica.

No pierde las esperanzas

A pesar de su agonía por la desaparición de su hija menor, Manuel no pierde las esperanzas de volver a verla.

“Con Dios mediante volveré a ver a mi hija. Ella podrá regresar, yo estoy confiado en eso. No puedo ser tan negativo y comenzar a pensar en lo peor. Pero el temor está, porque todos estamos en peligro”, dice.

Recuerda que su hija es una persona de hablar pausado, alegre y conversadora, siempre y cuando conozca a la persona, además, inteligente y despierta. “No es agresiva. Me han dicho que la han visto y que no la agarran por ese temor, pero no es agresiva, es una niña dulce y muy despierta”, añadió.

CYNTHIA BILLINI SALIÓ DE SU CASA SIN RUMBO

Pensaron iba al colmado:

La adolescente desapareció el 4 de agosto de 2015, en el Ensanche Isabelita, calle Las Carreras, número 109.

Manuel Billini, padre de la menor, explicó que su hija vivía con su expareja en Bonao, y que fue traída a la capital cuatro meses antes de su desaparición, debido a que hizo una crisis y comenzó a perder la memoria, y en esta ciudad le darían tratamiento.

“Yo la estaba llevando al hospital y los médicos me habían dicho que tenía probabilidades de recuperarse porque es joven. Incluso, cuando se desapareció estaba muy mejorada, y yo estaba pensando inscribirla en la escuela, pero el médico me recomendó esperar un tiempo más”, dice Billini.

Recuerda que su hija desapareció por un descuido de otra de sus hijas que la estaba cuidando y dejó la puerta de la casa abierta. “Entonces ella salió con una carterita. Hubo varias personas que la vieron salir, pero pensaron que era para el colmado que iba”, expresa.

Dice que de acuerdo a lo que investigaron ella se fue para la avenida España y parece que no supo regresar, porque cada vez que salían era en el auto, “la llevé a caminar muy pocas veces”.

Dijo que recibió la falsa información de que su hija se había montado en un carro público, y eso lo retrasó mucho, porque en vez de buscarla cerca de la zona donde vivían, tardó casi una semana buscándola en otros lugares.

Considera que alguien tiene a su hija retenida y está abusando de ella, “porque una vez recibimos una llamada y una mujer y un hombre decían que la tenían, y que estaban haciendo cosas indebidas con ella”.

Indicó que tuvo que ir a Bonao, porque la llamada la realizaron al celular de una de sus hijas y está a nombre de su madre que vive en Bonao. Fue a la sucursal de Codetel para que le pudieran dar el número, ya que llamaron restringido, pero las autoridades de ese lugar no le dieron respuestas.

“Hasta el día de hoy no he tenido ninguna respuesta de los organismos de investigaciones del país. He estado muy desalentado porque he visto que no hay coordinación entre las instituciones de investigación del Estado y eso hace que nada pueda avanzar”, lamenta.

Agregó que los únicos que le han dado apoyo y han ayudado en su caso son los medios de comunicación.

Fuente: http://www.listindiario.com/

Deja un comentario

Close
A %d blogueros les gusta esto: