Antiguos aliados de Gobierno ahora son una pesadilla

Los antiguos aliados del Gobierno y del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en la actual coyuntura se han convertido en los principales críticos de la administración del presidente Danilo Medina y enarbolan el discurso más radical.

La lista la encabezan los partidos Fuerza Nacional Progresista (FNP) de la familia Castillo, que estuvo aliada al PLD por 22 años; el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) y su presidente, Federico (Quique) Antún Batlle, aliado al PLD casi de manera continua desde el 1996; Alianza por la Democracia (APD) y su líder, Max Puig, y Elías Wessin Chávez, con el Partido Quisqueyano Demócrata Cristiano (PQDC). Todos esos partidos, con la excepción de la APD, rompieron con el PLD en la era de Medina en el poder.

La FNP, principalmente uno de los hijos del presidente de la organización, Marino Vinicio Castillo, el exdiputado Vinicio Castillo Semán (Vinicito), es uno de los críticos más insistentes y constantes en contra de la administración de Medina, incluso, cuando su partido aún no había roto de manera formal la alianza con el PLD.

El político emite la mayoría de sus críticas a través de las redes sociales, especialmente Twitter donde cuenta con una gran cantidad de seguidores y tiene la categoría de influenciador por la cantidad de personas que le siguen.

La FNP rompió con el Gobierno en el 2015 por oponerse a la modificación de la Constitución para la reelección del presidente Medina, en ese momento ocupaban varios cargos en el Gobierno como el Ministerio de Energía y Minas, Dirección de Ética Gubernamental y la Dirección de Migración.

Max Puig es otro férreo crítico de Medina y el PLD e incluso es de los principales estrategas del denominado bloque opositor de partidos políticos que le dobló el pulso al partido oficial en la elección de los nuevos miembros de la Junta Central Electoral (JCE). Durante los gobiernos de Leonel Fernández fue ministro de Medio Ambiente y de Trabajo.

El presidente del PRSC, y hasta hace poco director del Banco Nacional de la Vivienda, dejó al PLD para unirse a la oposición y no para en sus críticas contra el Gobierno, centradas básicamente en el tema migratorio y la ola de delincuencia y el clima de inseguridad.

También se suma Guillermo Moreno, quien fue fiscal del Distrito en el primer gobierno de Leonel Fernández y su esposa, Aura Celeste Fernández, ocupó varios cargos durante los gobiernos de Fernández.

El presidente y fundador de Alianza País es uno de los críticos más agrios contra el PLD. Moreno se ha destacado por ser un enemigo declarado del expresidente Fernández, pero en esta etapa es un crítico acérrimo contra Medina, su gobierno y el PLD.

Además, son críticas las exdiputadas Minou Tavárez Mirabal y Guadalupe Valdez. Ambas son de la simbólica circunscripción uno del Distrito Nacional. Tavárez Mirabal fundó la organización política Opción Democrática y responsabilizó al PLD de que se le haya negado el reconocimiento ante la JCE.

Renunció al PLD mientras fue diputada y desde el hemiciclo se convirtió en una de las voces más críticas en contra de la reforma del artículo 124 de la Constitución que permitió la reelección del presidente Danilo Medina.

Valdez fue diputada nacional por seis años producto de la alianza del PLD con su antiguo partido Alianza por la Democracia, pero desde su curul se convirtió en una crítica contra el PLD. Elías Wessin Chávez fue aliado del PLD en tres elecciones y fue funcionario del Gobierno hasta el 2013, como director de Bienes Nacionales.

Los miembros del CC del PLD declararon la guerra

Entre los fuertes críticos del presidente Medina también hay miembros del Comité Central de su partido, como Fernando Fernández, exdirector de Aduanas de su primer gobierno y el exdiputado Domingo Páez, que se ha unido al movimiento verde.

En el caso de Fernández, que fue de los colaboradores políticos íntimos de Medina, es un crítico permanente e incluso participó en la marcha verde del 22 de enero en la capital, igual que Páez.

El PLD no ha dicho si sancionará o expulsará a esos dirigentes por apoyar movimientos que se oponen al Gobierno y la organización política.

Aliados han sacado la cara por Medina ahora

Pero en la actual coyuntura, el presidente Medina ha encontrado defensores en los partidos aliados. El principal aliado de su gobierno, el presidente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) y canciller, Miguel Vargas, defendió la gestión de Medina y acusó a un sector de la oposición de desarrollar una campaña sediciosa en su contra con fines de desestabilizar el país.

También el exdirigente del PRSC y director del Inposdom, Modesto Guzmán, escribió una carta pública de respaldo al presidente Medina.

Close
A %d blogueros les gusta esto: