Abandonar a su familia y esposa por una mujer es la decisión de la que muchos hombres se arrepienten por el resto de su vida

Al principio de una relación todo es bonito, llueven las flores y los corazones, además, los sentimientos se encuentran a flor de piel y en su máximo esplendor. Con el paso de los años, las relaciones enfrentan diferentes retos y pruebas, que sólo si el amor es verdaderamente fuerte logra superar.

Vivir en pareja es crecer juntos, ser compañeros de vida, apoyarse, superar obstáculos, perdonarse, protegerse, respetarse y amarse siempre. Para construir una relación exitosa, la pareja debe llenarse de amor, paciencia, respeto, solidaridad, confianza y muchas otras virtudes.

Cuando el compromiso y el amor son grandes, muy posiblemente se desea dar inicio a una familia, casarse y tener hijos. Con la llegada del establecimiento del hogar y los hijos vienen nuevos compromisos, responsabilidades y pruebas qué superar. En este punto es muy posible que una de las partes de la pareja se agote, se canse y decida vivir en libertad, puede ocurrir en hombres y mujeres, pero en este caso le hablaremos de lo que sucede cuando el hombre es infiel y deja a su familia atrás.

El hombre puede dejar a su familia atrás por agotamiento, por creer que ya no puede más, aburrirse, caer en la rutina o hasta tentarse con la llegada de otra mujer a su vida.

Sea cual sea su razón, la mayoría de los hombres afirma con lágrimas en los ojos que es la peor decisión que han podido tomar en su vida.

Abandonar el barco a medio navegar, es algo de lo que muy seguramente el hombre que lo haga se arrepentirá toda su vida. Dejar a aquella esposa amorosa, que quizás se vio opacada por el cansancio y los problemas, pero que en el fondo seguía siendo aquella mujer de la que se enamoró perdidamente, es algo muy difícil.

Cuando un hombre deja a su familia atrás los días pasan más lento, cargados de recuerdos y buenos momentos en su memoria.

Las responsabilidades siguen existiendo, los problemas del trabajo también. Sólo que ahora se encuentra totalmente solo.

La mujer también se cansa, también se agota y siente que no puede más, pero antes de abandonar su relación, intenta recuperarla una y otra vez. El hombre tiende a ser más impulsivo y a sentir que ese deseo de libertar es lo único que realmente quiere en la vida.

Toda relación tiene problemas, pero los mismos tienen que hablarse e intentar arreglarse. Las personas no tienen poderes mágicos para adivinar qué se encuentra en la mente de otras personas. La comunicación es la base fundamental para resolver los problemas de una pareja, siempre de la mano con el respeto.

Si se encuentra enfrentando una situación difícil en la cual su cabeza esté llena de dudas en lo que se refiere a su relación de pareja, siéntese antes a meditar y recuerde por qué empezó a construir vida junto a esa persona. Recuerde los buenos momentos, todo lo positivo e intente recuperar ese amor que sentían inicialmente. La batalla no está perdida, sólo se trata de querer poner de su parte para arreglar la situación. Informe a su pareja de sus sentimientos y ya verá que juntos podrán salir adelante.

¿Está enfrentando un difícil momento con su pareja? ¡Haga todo lo posible por recuperar su relación! 

Close
A %d blogueros les gusta esto: